De los biplazas de combate de la Primera Guerra Mundial, el Bristol F2B Fighter ocupa un sitio destacado por sus buenas cualidades de maniobra como monoplaza de caza. Sus éxitos le sirvieron para prolongar su vida operacional hasta los años 30.

Este modelo británico, sería el de más éxito de todos los diseñados por Frank S. Barnwell. Fue creado para la British and Colonial Aeroplane CO, más conocida como Bristol. En un inicio se llamó R.2ª porque estaba pensado como biplaza de reconocimiento, pero su motor Hispano-Suiza de 150 hp, el cambio de misiones realizadas y su planta motriz Beardmore de 120 hp le convirtieron en un desarrollo más tarde en el F.2A, del que se confeccionaron dos prototipos con motor Rolls-Royce Falcon de 190 hp. Las entregas del F.2A como caza de tiro frontal, empezaron en diciembre del 1916. Más tarde apareció el F.2B con estabilizadores de mayor envergadura y con motores Falcon I, y seguidamente el Falcon II de 275 HP. La War Office encargó en1917 unas 800 unidades para reforzar las unidades de cazas de reconocimiento. Son modelos muy apreciados para la confección de las maquetas de aviones.

Es un avión con grandes planos, que comparándolo con el Camel o el SE 5ª es maquetasenorme. La visión desde la cola, nos deja apreciar la sección completamente rectangular del fuselaje, suspendido entre dos planos y el habitáculo, que posee muy buenos campos de visión para el piloto y para el observador/tirador posterior.

Su confección, es en madera con revestimiento textil y en chapa metálica en la parte del capó motor. En la vista lateral, se pueden observar detalles como la configuración del perfil de los estabilizadores horizontales.

En la parte trasera del Fighter, poseía una o dos ametralladoras Lewis de calibre 7,7 mm sobre un afuste anular Scraff, mientras que el armamento ofensivo era una Vicker del mismo calibre, colocada entre las dos filas de cilindros en V de su motor. Estos posicionamientos, dieron gran éxito al monoplaza cuando fue usado ofensivamente.

Del F2 existen muchas réplicas, aunque aún podemos ver algunos supervivientes como el E2581, que ha sido exhibido durante más de ochenta años, en el Museo de la Ciencia de Kensington, luego en el Imperial War Museum y hoy podemos ver en el Duxford. El más genuino superviviente, puede encontrarse en el museo de la RAF de Hendon. Aunque algunas réplicas cuidadosamente confeccionadas e incluso algún superviviente, como el D8084, pueden verse en demostraciones de vuelo.

Fuente: Maquetas y modelismo