Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Los tipos de lentillas: blandas y duras

Hay lentillas que sirven para corregir defectos de la vista (miopía, hipermetropía, astigmatismo o bien presbicia), mas asimismo ayudan a mejorar nuestro look. Existen muchas opciones en las lentillas de contacto: las hay blandas y semirrígidas, terapéuticas, desechables, fijas, de fantasía y con colores, entre otras muchas. ¿Sabes cuál es tu modelo?

El número de personas que emplean lentillas ha crecido en los últimos tiempos. Este acreciento se debe a que hoy día muchos de los usuarios de gafas, asimismo lo son de lentillas ¡combinan los dos productos!. Hoy vamos a ahondar sobre las lentillas blandas y las duras, las cuales podrás adquirir cómodamente online en Lentillas a Domicilio.

 Opciones blandas
Las lentillas blandas asimismo se pueden denominar hidrófilas, pues deben preservarse sumergidas en líquido. Son las más populares, pues se amoldan bien a la superficie del ojo y son muy agradables. Su clave es la hidratación: tienen una estructura porosa que capta agua. Y, a mayor hidratación de la lentilla, más cantidad de horas de empleo diario, esto es, más tiempo pueden llevarse a lo largo del día.

Lo último en materiales para estas lentillas es el hidrogel de silicona. Las lentillas blandas pueden ser desechables (de un solo uso) para un día, una semana, bisemanales o bien mensuales. lentillas Las desechables son las más caras. En verdad, a menor vida de la lentilla, mayor costo.

Las lentillas cosméticas, utilizadas como un complemento de la imagen personal, asimismo son blandas. Pueden ser graduadas o bien sin graduar y cambian tu tono de iris. Más estas, asimismo precisan una adaptación por la parte del óptico, con lo que no se aconseja prestarlas a otras personas.

Las duras
Las lentillas semirrígidas o bien de gas permeable, no deben sostenerse en líquido y su empleo es bastante reducido. No son las más usadas: del total de personas que usan lentillas, un noventa y siete por ciento usa las blandas frente a un tres por ciento que emplea las semirrígidas. Esta clase de lentillas están fabricadas con un material más duro y deben hacerse a la medida del ojo.

Están aconsejadas en miopías muy elevadas (desde –6 dioptrías) y asimismo en el caso de deformidad de la córnea. Las lentillas semirrígidas, siendo de un material más duro que las usuales, actúan como mecanismo de contención en la córnea. Más no es la única enfermedad de la córnea que se corrige con estas lentillas. La enorme ventaja de las lentillas semirrígidas, es que su calidad de visión es mejor y que duran más. Aun, al cabo de un tiempo se pueden pulimentar para suprimir los rasguños, si bien prácticamente todo el mundo prefiere renovarlas.

¿Puedes utilizarlas?

Las lentillas no están indicadas en ciertas situaciones:
* Ojo seco: es un inconveniente causado por la ausencia de lágrima, que acostumbra a estar provocado por algún fármaco o bien la menopausia.
* Infección o bien inflamación: si el ojo o bien los párpados no están sanos, no puedes utilizarlas.
* Alergia al polen: si acarrea conjuntivitis, puesto que la lentilla no es bien tolerada.
* Úlceras o bien heridas en el ojo.

En este apartado no nos podemos olvidar de las lentillas cosméticas, pensadas como un complemento de la imagen personal. Pueden ser graduadas o bien sin graduar, para cambiar el tono natural del iris o bien acentuarlo, e inclusive las hay con motivos impresos (un ojo de gato, etcétera) para utilizar en instantes puntuales. Se pueden localizar en formato desechable de treinta días y en el usual de año y medio. Mas asimismo precisan una adaptación por la parte del óptico, con lo que no se deben prestar de una persona a otra.