Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Aumenta tu fortaleza mental con la ayuda del psicólogo en Andujar

psicólogo en Andújar¿De qué forma desarrollar la fortaleza mental?
* Halla tu motivo para vivir. El psicólogo en Andújar, nos habla de los horrores de los campos de concentración a lo largo de la Segunda Guerra Mundial y en una gran parte, quienes subsistieron fueron aquellas personas que tenían un objetivo para seguir viviendo. De ahí que, uno de los pilares de la fortaleza sensible, consiste en tener un motivo para continuar adelante, al que podamos aferrarnos en los instantes más difíciles. Sin ese motivo, es simple caer en las garras de la desesperación y capitular.

* Equilibra el pensamiento positivo y negativo. Ni el pensamiento positivo es tan positivo ni el negativo es tan negativo. Los dos son importantes: el pensamiento negativo, nos deja adelantar lo que podría salir mal y planear qué hacer, al paso que el pensamiento positivo, nos mantiene motivados, nos da fuerzas y nos deja centrarnos en nuestra meta. La clave, se encuentra en hallar el equilibrio por el hecho de que cuando estamos atravesando por situaciones bastante difíciles, tenemos la tendencia a verlo todo negro y fijarnos únicamente en los detalles que confirman nuestros peores pronósticos. En esos casos, debemos activar de manera consciente los pensamientos positivos a fin de que sirvan como contrapeso del fatalismo.

* Sé clemente contigo. De manera frecuente, cuando atravesamos situaciones bastante difíciles, tenemos tendencia a culparnos, lo que nos hace sentir todavía peor. No obstante, las personas fuertes emotivamente, son capaces de tratarse con afabilidad, respeto y compasión, mientras que aceptan sus responsabilidades y también procuran corregir sus fallos.

Cuando cuidamos al pequeño interior que habita en cada uno de nosotros, reducimos la intensidad de las emociones negativas y abrimos un resquicio a fin de que las emociones positivas florezcan. De ahí, que es fundamental cuidar nuestro diálogo interior y aprender a tratarnos con gentileza y cariño.

Fortalece tu mente ayudado por un psicólogo en Andújar

 

* Aprende a reírte de ti. Las personas con una enorme fortaleza sensible, acostumbran a tener un carácter ameno y son capaces de reírse de sí. No se toman las cosas como algo personal, lo que les deja resguardarse de los vaivenes sensibles. En verdad, el sentido del humor es uno de los rasgos que definen a las personas resistentes. No se trata del sarcasmo y la ironía dirigidos a caricaturizar al resto, sino más bien a ese humor inteligente dirigido cara a uno mismo, que deja encontrar lo absurdo o bien incoherente en la desgracia, de forma que se desposea de su peso sensible negativo. Se trata, de aprender a poner buena cara al mal tiempo, para poder ver la realidad desde otra perspectiva.

* Equilibra las emociones con la lógica. Las emociones no son un contrincante a batir, pero en ocasiones pueden empeorar la situación. Cuando se genera un robo sensible, dejamos de pensar con claridad y las emociones toman el mando. Para evitarlo, es recomendable prestarle atención al mensaje que transmiten los emociones, más así mismo compensarlas con la lógica. En verdad, la fortaleza sensible consiste en advertir las emociones, entender de qué forma pueden influir en nosotros y después, administrarlas de la mejor forma posible.

* Cambia lo que puedes cambiar y admite lo que no puedas supervisar. Una de las peculiaridades de personalidad de las personas emotivamente fuertes, es que tienen un locus de control interno. Eso quiere decir, que aceptan la responsabilidad por sus acciones, más no se culpan. Siguen siendo conscientes de que hay cosas que pueden cambiar y otras sobre las que no tienen ningún control. Esa diferencia, les deja movilizar sus recursos psicológicos de una manera más eficiente, manteniendo su equilibrio sensible.

* Da un paso al unísono. En ocasiones los inconvenientes llegan juntos, se amontonan y acaban abrumándonos, hasta tal punto que nos conducen a una situación de bloqueo sensible. En esos casos, debemos respirar de forma profunda y dar un paso al unísono, con la vista puesta en nuestra meta.

Fuente: mejor psicólogo Andujar

Un psicólogo en Andújar para eliminar la negatividad

psicólogo en Andújar

En muchas ocasiones, cometemos el fallo de emplear patrones mentales negativos en el momento de examinar un determinado inconveniente, o bien llegar a unas conclusiones concretas sobre nuestras vidas. Identificar estas formas de pensar autodestructivas, con la ayuda de un especialista como un psicólogo en Andújar, es el paso inicial para transformarnos en espectadores de nuestros pensamientos y de este modo, poder producir juicios más atinados sobre la realidad que nos rodea.

Maneras de pensar autodestructivas:
– Ser catastrofista: Frente a una situación bastante difícil, las personas pesimistas siempre y en toda circunstancia imaginan el peor escenario posible, Esta forma de pensar crea mucha ansiedad.

– Exagerar lo negativo y subestimar lo positivo: Frecuentemente estas dos peculiaridades van de la mano y las dos contribuyen a producir un estado anímico depresivo. El mejor ejemplo, sucede cuando afirmas algo positivo y de forma automática empleas la palabra “pero” para introducir algo negativo: “Cada vez lo hago mejor en el trabajo, PERO sigo cometiendo errores”. Prueba por un instante a cambiar la palabra “pero” por la conjunción “y”. La oración quedaría de la siguiente manera: “Cada vez lo hago mejor en el trabajo Y sigo cometiendo errores”. Como puedes observar, en un caso así los componentes positivo y negativo adquieren exactamente el mismo peso en la oración.

– Pensar que puedes saber lo que piensan los demás: En ocasiones, creemos saber las motivaciones y razones que tienen las personas para actuar de una determinada forma, sin que tengamos ninguna razón para esto. Por más que te aproximes, no puedes saber lo que lleva a una persona a actuar de cierta forma, salvo que te lo diga de manera explícita. Y muy frecuentemente, ni todavía de esta forma es suficiente. Debes aceptar, que el pensamiento del resto es una cosa que escapa a tu control.

 

Cambio de pensamientos con un psicólogo de Andújar

 

– Pretender ser un especialista siempre: En un área determinada es la receta ideal para producir agobio, en tanto que te fuerza a estar siempre y en todo momento en modo defensivo. Cuando el fallo no es una alternativa para ti, siempre y en toda circunstancia debes estar defendiendo tu opinión y tus acciones, para poder justificarte en el momento en que te hayas equivocado. Por más que sepas sobre un determinado tema, debes aceptar que el fallo forma parte esencial de nuestras vidas.

– Los “debería”: Los “debería” suponen la existencia de una lista de reglas inalterables, tanto para ti como para el resto. La culpabilidad, brota cuando eres el que rompe una de estas reglas. Por contra, experimentarás enfado y resquemor cuando sean el resto, los que rompan estas reglas. No debes olvidar, que el término que tienes tú sobre lo que debería y no debería de ser el mundo es solo tuyo.

– La culpa: Ocurre en el momento en que te sientes responsable del sufrimiento del resto o bien, al contrario, responsabilizas a el resto de tu sufrimiento. Cuando culpas, siempre y en toda circunstancia hay algo o bien alguien, externo a ti que es la causa de tu sufrimiento. Cambiar al resto o bien cambiar las circunstancias que te rodean, no es siempre y en todo momento una labor simple o bien posible. Lo único que puedes procurar hacer, es cambiar tu mismo.

Para liberarnos de estas formas de pensamiento autodestructivo, es necesario:
* Ser consciente de estos errores: Identificar estos pensamientos negativos.
* Convertir estos pensamientos negativos por otros más realistas y adaptativos. Con mucha práctica y atención, conseguirás adelantarte a estos pensamientos antes que surjan, y vas a poder seleccionar un camino diferente.
Al cambiar estos patrones mentales negativos en Neurosoma – Centro de psicologia en Andujarvas a poder lograr que las reacciones sensibles que se producen a partir de ellos, no sean tan asoladoras como anteriormente.