Vinilo al acido de impresion

vinilo acido

Está muy extendido el empleo del vinilo acido impreso, como elemento irremplazable en la decoración y rotulación de paneles de cristal en oficinas, centros comerciales, clínicas y centros de salud, etcétera.
El vinilo acido impreso, como hemos explicado en otros artículos de la página web, tiene unas peculiaridades que dejan el paso de la luz sin que perdamos privacidad, debido a que se trata de un material traslúcido no transparente.

Gracias a la característica de las tintas ecosolventes, es posible asimismo imprimir el vinilo autoadhesivo de efecto ácido a fin de que, aparte de poder ser ploteado en siluetas, pueda contener imágenes de impresión, con todos y cada uno de los detalles y efectos propios de las imágenes impresas.
La calidad de la impresión es alta resolución HQ igual que la que se emplea en el vinilo en alta resolución. Con una resolución de setecientos cincuenta ppp los acabados pueden ser incomparables.

El vinilo acido impreso

El vinilo acido impreso, se caracteriza primordialmente por la translucidez, va a hacer que los colores se vean en cierta manera mitigados, a consecuencia de su falta de opacidad, mas, en todo caso, se logran combinaciones muy sugerentes al conjuntar ploteado y también impresiones.
Siendo atravesado por la luz, el vinilo ácido impreso crea un efecto muy lumínico, tal y como si se tratase de una vidriera al verse desde el interior, dando en ciertos casos la sensación de tener luz propia.

Por su característica primordial de la translucidez, va a hacer que los colores se vean de alguna manera mitigados, por su falta de opacidad, mas, en todo caso, se logran combinaciones muy diversas al conjuntar ploteado y también impresiones.
Siendo atravesado por la luz, el vinilo ácido impreso crea un efecto muy lumínico, tal y como si se tratase de una vidriera al verse desde el interior, dando en ciertos casos la sensación de tener luz propia.

Existen dos modalidades esenciales en la familia del vinilo acido, los de efecto ácido y los de efecto chorro de arena. Son estos últimos, los que se emplean generalmente para su impresión, gracias a que su textura es más lisa y la impresión queda considerablemente más detallada. En el momento en que la campaña de publicidad haya terminado, si se quiere el vinilo es de forma fácil retirable sin que queden restos de adhesivo en el cristal.

Vinilo de impresión 

El vinilo autoadhesivo, es el soporte gráfico para impresión digital en gran formato más empleado.
Tratándose de un soporte autoadhesivo, el vinilo adhesivo deja su aplicación sobre un sinnúmero de aguantes, siempre y cuando estos sean lisos y no porosos, como el vidrio, los metales, superficies plastificadas, azulejos, solería de diverso tipo, maderas laminadas o bien plastificadas, etcétera.

En dependencia de la resistencia de su adhesivo, puede tratarse de vinilos adhesivos permanentes o bien removibles, siendo los primeros vinilos los indicados para ser utilizados en cartelería autoadhesiva, dedicada a rótulos y carteles promocionales de larga duración. La segunda opción, se aconseja en aquellos montajes de carteles de vinilo autoadhesivo, que pretendan ser retirados o bien reemplazados en un periodo breve de tiempo. Esto es dado, a que la retirada de los vinilos autoadhesivos removibles, supone un costo menor de tiempo y medios por ser más simple su despegado y al no dejar restos de adhesivo sobre la superficie en la que se coloca, esta no precisará de un limpiado siguiente con el consecuente encarecimiento que ello acarrea.

Las modernas tramas de impresión digital, dejan conseguir unos acabados sobre vinilo de muy alta calidad en alta resolución, con lo que en los montajes cercanos al observador como escaparates de tiendas, cartelería de centros comerciales, escaleras, paneles verticales y un largo etc., las impresiones alcanzan un enorme detalle.
Para los montajes sobre vallas de publicidad de vinilo o bien grandes cristaleras de fachadas, no es precisa una enorme resolución gráfica, mas la intensidad de color y el señalado diseño del arte promocional, logran captar la atención del público con sencillez.

En los montajes de escaso tiempo de duración, es posible abaratar las operaciones de aplicado y despegado usando vinilos de trasera opaca, que dejan su pegado sobre vinilos de campañas precedentes sin que estos deban ser despegados. La trasera opaca, impide que se trasparenten los motivos gráficos precedentes y acelera los trabajos de montaje, al poderse posicionar el vinilo nuevo sobre el vinilo precedente. Más tarde tras múltiples montajes, es conveniente retirar la capa de vinilo sobrepuestos para eludir el excesivo regruesamiento de la cartelería.