comparador hipotecas

En cualquier momento, puedes decidir cambiar tu hipoteca de banco en busca de unas mejores condiciones. Para realizar una subrogación de hipoteca, no precisas el permiso de tu entidad de finanzas, ni que haya de estar recogido en alguna cláusula de tu contrato hipotecario. Sin embargo, lo normal es que el nuevo banco al que te dirijas para llevar tu hipoteca, te demande para aceptarte como cliente que, al menos, hayas pagado tres o cinco años de la misma.

Como paso precedente, a la realización de cualquier operación financiera, es recomendable equiparar las ofertas para subrogar las mejores hipotecas que ofrecen las distintas entidades, con el propósito de conseguir las mejores condiciones y el producto que más te resulta recomendable. Para poder equiparar todas las entidades de forma rápida, de las opciones mejores es emplear una calculadora de hipotecas de subrogación de hipoteca como la que ofrece Fercogestion.

En el instante en que te has decidido por una entidad de finanzas, lo aconsejable es acercarte a la misma y, si aceptan tu solicitud de subrogación de hipoteca, pedir y lograr una oferta vinculante de las condiciones de la operación. Recuerda, que esta oferta vinculante es la hoja de detalle de condiciones financieras del nuevo préstamo hipotecario, que habrá de estar firmada por un representante de la entidad y que deberá tener un plazo de validad mínimo legal de 14 días naturales. Los tipos de interés que te ofrezca la nueva entidad con la que vayas a hacer la subrogación de la hipoteca, deben ser más económicos que el que tienes ahora, para que el banco en el que tienes el préstamo actualmente acepte dicha oferta.

 

Si posees una hipoteca y necesitas mejorar su costo, debes subrogarte buscando en las mejores hipotecas del mercado actual

 

En el instante de decantarte por una oferta u otra, te recomendamos que no lo hagas movido únicamente por el diferencial que te ofrecen. Es evidente, que si te has resuelto a subrogar tu hipoteca, es por el hecho de que buscas mejores condiciones de cara a abonar menos por tu préstamo. En este sentido, los tipos de interés son esenciales en la subrogación de hipotecas, pero además son una parte del costo de la hipoteca las comisiones y seguros obligatorios, lo que puede suponer un esencial gasto anual. Con lo que, si decides subrogar tu hipoteca a un diferencial más bajo, debes examinar que no debas contratar muchos productos y seguros obligatorios y acabes pagando de más. Y es que, en algunos casos, lo ahorrado en intereses se destina a abonar los gastos de subrogación y todos los seguros que se deben contratar con la nueva hipoteca. En un caso de este modo, subrogar hipotecas no resultaría económicamente atrayente.

Para poder hacer una subrogación de hipoteca, la entidad en la que el cliente tiene el préstamo no debe dar su permiso, pero sí puede evitar que se produzca si logra igualar o mejorar la oferta realizada por el nuevo banco. Y es que, probablemente cuando anuncies en tu banco que estás pensando llevarte tu hipoteca a otra entidad, te haga una contraoferta, con el propósito de evitar la fuga de la hipoteca. Es lo que tiene por nombre “enervar la subrogación”.

Si desea hacerlo, la entidad originaria tendrá un plazo de 15 días desde el momento en que el notario informa que el cliente quiere realizar la subrogación de hipoteca. Durante ese periodo, el banco debería comparecer en frente de un notario y expresarse su intención de enervar la subrogación en este sitio. El notario, por su parte, va a deber respaldar en diez días hábiles por medio de la entrega al hipotecado de un escrito, donde conste la oferta de su entidad y la mejora que quiere realizar en las condiciones del préstamo.

En el caso, de que el banco de origen no vaya a presentar una oferta para “quedarse” con la hipoteca, la nueva entidad va a deber abonarle a la vieja el importe pendiente del préstamo, los intereses y las comisiones pertinentes. Además de eso, va a deber formalizar la subrogación de hipoteca mediante una escritura pública ante notario.