Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El juego que dan los cojines ferm en los ambientes

Las tendencias de los pasados años, eran los ambientes tranquilos, cálidos y luminosos con el uso de gamas cromáticas neutras, es verdad que todos los ambientes presisan de un toque de color para reforzar su estilo. Y es ahí donde los cojines tienen un papel fundamental.
cojin
En ambientes decorados por completo en la gama de blancos y beige, encuentra cojines rojos, anaranjados o mostaza para ampliar la sensación de calidez. En espacios de ambiente minimalista, donde el blanco está presente de forma mayoritaria, usa los colores más ácidos de ferm living, como el naranja o el verde lima, puede que el amarillo limón, para darle una nota de más calidez. Y en ambientaciones más oscuras, decorados en tonalidades marrones, azules o grises, busca la complicidad de un tono para complementar como el burdeos y jugando con la luz de dorados y platas.

Jugar con los estampados

Algunos trucos: jugar con los estampados. Solamente cuando el sofá es liso. La combinación de un sofá a rayas con cojines estampados a flores, puede renovar su imagen. Pero tienes que tener claro antes el estilo. ¿Deseas darle un aire más romántico? Coloca estampados de flores pequeñas sobre fondo blanco. ¿Te gusta un salón con más glamour? Elige grandes flores en tonalidades frías como el azul o el plata y texturas cálidas, como el terciopelo.
La forma de los cojines además refuerza el estilo decorativo que buscas (clic aquí). Así, si pones todos los cojines de igual tamaño y color, le dás todo el protagonismo al sofá, haciendo las veces de segundo respaldo. Po contra, si te decides por cojines rectangulares, cuadrados y redondos, incorporarás mayor sensación de dinamismo al salón, aunque el color sea igual. Una buena idea para renovar en su totalidad un sofá de tonos neutros (gris, beige o verde musgo) es ponerle muchos cojines de diferentes tamaños y tonos también diferentes, siempre siguiendo el juego de otro punto decorativo. Por ejemplo, los colores afines en el cuadro sobre el sofá, en la alfombra o en las cortinas.