lentes de contacto A mucha gente le encantaría poder recurrir a la cirugía ocular con láser, pero debido al riesgo percibido, no se les puede practicar. Pero a causa de las molestias,  no les apetece la idea de utilizar gafas, y  millones de personas deciden usar lentes de contacto.

 Al igual que con la mayoría de cirugías, es cierto que una cirugía realizada en los ojos puede ser peligroso. En lo peor, puedes quedar ciego e incluso en una operación exitosa de tu ojo puedes sufrir algunos tipos de daños. Pero, mientras que sin duda son más seguras las lentes de contacto, también poseen sus propios peligros. En primer lugar, es el hecho de que las personas que usan lentes de contacto durante largos períodos de tiempo, desarrollan infecciones en los ojos, a un ritmo mayor que las personas que no las  usan. El uso de lentes de contacto, también aumenta el riesgo de desarrollar úlceras corneales. Esta es una condición, en la que la capa epitelial o superficie de la córnea se daña a veces de forma permanente. Y, en el peor de los casos, la persona puede perder la vista.

 No tener el cuidado de tus lentes de contacto correctamente, es la causa de muchos de los problemas experimentados por los usuarios de estas lentes.  Por ejemplo, cuando se quitan de la vista, las lentes de contacto deben limpiarse y desinfectarse de acuerdo con las directrices del fabricante.

La gente, trata de ahorrar dinero en todo tipo de formas. Por desgracia, al hacerlo, algunos tratarán de volver a utilizar su solución de limpieza de lentes de contacto, en más de una ocasión. Muy a menudo, ya sea un contaminante o algún otro irritante lograrán filtrarse en uno o ambos de los contactos. Entonces, cuando la lente se coloca en el ojo, estos irritantes y contaminantes se unirán junto a ellos. El resultado, en muchos casos, es un ojo infectado.

 De igual manera, puedes experimentar el mismo tipo de complicaciones si limpias tus lentes de contacto con agua del grifo, agua destilada, o de otro tipo de soluciones no recomendadas de limpieza. Un número de personas, creen que el agua destilada es pura y es, por lo tanto, una solución segura para la limpieza de sus lentes. Sin embargo, los investigadores han determinado que el uso de agua destilada para limpiar lentes de contacto, puede causar infecciones como la Queratitis por Acanthamoeba.

 Y, esta es una enfermedad potencialmente grave del ojo. Lo que pasa es que una ameba parásita invade el ojo, esto a su vez, causa la destrucción potencialmente a la córnea.  Debido a que este es un parásito relativamente común, que se encuentra a menudo en los lugares habituales donde obtenemos el agua, como el agua del grifo, piscinas municipales, lagos, balnearios, y así sucesivamente.

Desde Lentillas a Domicilio, nos comentan, que la mayoría de las veces este parásito no hace daño. Sin embargo, si logra vincularse con las lentes de contacto, que luego se utilizan, puede causar problemas. Esto le da al parásito una ruta directa al ojo y  si se deja en contacto directo con él durante un período prolongado de tiempo, puede causar gran cantidad de daño antes de que te des cuenta de la infección.

Algunas personas son negligentes en el cuidado adecuado por sus lentes de contacto. Pero, la limpieza de tus lentes con limpiadores inseguros y no probados es una receta para el desastre. Esto es exactamente, por lo que siempre se debe utilizar la solución esterilizada sugerida por el fabricante de la lente. En el uso de las lentes de contacto, es muy importante seguir expresamente las instrucciones de tu médico. Si experimentas períodos prolongados de irritación en los ojos o infecciones, incomodidad extrema, visión borrosa, ojos rojos, u otros síntomas, debes quitarte las lentes inmediatamente y dejar de usarlas hasta nuevas indicaciones.